La función del derecho en la ideología fascista

Antonio Eduardo Pardiño Quiroz, Juan Antonio Castillo López, José Guadalupe Zúñiga Alegría

Resumen


La ideología es una versión de la realidad. Casi cualquier discurso coherente puede convertirse en ideología. Con la acelerada secularización de las ideologías que se suscitó con el advenimiento de la Ilustración, se construyeron versiones del mundo que prescindían de un demiurgo. Sin embargo, estas versiones de la realidad se tornaron en un momento dado igualmente irracionales que aquellas versiones gestadas en el seno de las religiones. Igualmente aplastantes. Capaces de aniquilar la razón y la percepción del mundo, al pasar estas por el filtro de las premisas ideológicas. El electo fue crear individuos homogéneos, sumisos, dóciles y uniformes. En una palabra hombres masa, instrumentalizados para actuar en pro de la consecución de los fines contenidos en el discurso ideológico. La secularización no logró desvanecer el elemento de irracionalidad presente en las explicaciones metafísicas propias de la religión, sino que encontró nuevas formas de irracionalidad y tal vez el ejemplo más puntual de esta afirmación, es el Estado Totalitario, que sustentó sofismas como la raza o superioridad racial o la grandeza ontológica de un imperio, realizando actos
devastadores, como en su tiempo lo hicieron las instituciones religiosas del mundo. La ideología al turnarse irracional iguala las versiones seculares y no seculares. Finalmente este planteamiento, pretende retomarse en una segunda parte de este artículo para enfocarlos al estudio del papel del derecho como parte central de las ideologías totalitarias y concretamente con relación a los modelos fascistas, pues el derecho es el mecanismo por antonomasia, que logra la aplicación de las premisas ideológicas del estado Fascista y en eso se distingue de las dictaduras.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Visita nuestra página: https://alegatosenlinea.azc.uam.mx/